Blog

Preparar la piel para el verano

¡Prepara la piel para el verano! La hidratación y protección es clave

El verano está a la vuelta de la esquina y la playa, la piscina y el campo nos esperan. En los próximos meses, y con la posibilidad de pasar más horas al aire libre, deberemos proteger y preparar la piel para el verano enfrente de la fuerte intensidad solar.   

Durante los días de confinamiento, la exposición al sol se ha visto reducida a balcones, terrazas o cortos paseos. No por ello, la radiación solar es menos intensa, y debemos seguir una serie de medidas para no dañar nuestra piel y aprovechar la vitamina D de esa exposición, que tanto nos aporta y necesitamos en estos momentos. 

¿Cómo preparar la piel para el verano?

La exfoliación como primer paso

Para regenerar nuestra piel y ponerla a punto para el sol del verano es conveniente usar un exfoliante suave para eliminar impurezas que se hayan acumulado durante el invierno. De este modo, dejaremos nuestra piel suave y preparada para recibir los tratamientos veraniegos y favorecer el bronceado de la misma.

La hidratación de la piel previa a la exposición solar 

El cuerpo se deshidrata con facilidad los días de más calor, por este motivo es esencial hidratarlo con frecuencia. Beber más agua y aumentar la ingesta de frutas nos va a permitir mantenernos hidratadas durante todo el día. Y sin ninguna duda, tiene un efecto positivo en la piel. Aparte, debemos asegurarnos de seguir una rutina de limpieza, tonificación e hidratación por la noche antes de dormir. Puedes usar cremas hidratantes con ingredientes naturales, que son excelentes humectantes naturales para la piel.

La-crema-natural-banner

Nuestros grandes amigos: los betacarotenos

No nos cansaremos de recordar como de importante es tener una alimentación rica en frutas y verduras para tener una piel saludable. De todas formas, con la llegada del calor pondremos especial atención a los betacarotenos.

Los betacarotenos tienen propiedades antioxidantes que ayudan a nuestra piel a protegerse de los radicales libres de los rayos solares. Son precursores de la vitamina A y actúan como fotoprotectores internos, contribuyendo a una mejor protección de la piel ante los rayos solares y sus efectos negativos. ¡Además te ayudaran a potenciar el bronceado y a mejorar el aspecto de tu piel!

Alimentos como la zanahoria y la calabaza son los más conocidos por contener betacarotenos, pero también las verduras y hortalizas de color verde oscuro y frutas como el mango, el albaricoque, el melocotón o el melón, entre otros.

Firmeza y elasticidad: Evitar la aparición de arrugas 

Un tratamiento hidratante natural como el que proporciona La Crema Natural nos permitirá prepararnos para tomar el sol y seguir las recomendaciones de protección y cuidado post exposición. La crema contiene ácido hialurónico y extracto de xeradin que ayudan a rehidratar en profundidad y a obtener un aspecto más terso, para prevenir las líneas de expresión y la aparición de arrugas en el rostro y escote. 

No te olvides del protector solar

Es importante aplicar sobre la piel un protector solar cada vez que se salgas a la calle. Esto es crucial ya que nos proteje frente a las radiaciones UV, tan dañinas para la salud de nuestra piel, que provocan de forma directa, y en poco tiempo, el envejecimiento de la piel y el aparecimiento de manchas causadas por el sol.

Por las mañanas, puedes aplicar tu crema hidratante y, después que se haya absorbido, aplicar el protector solar encima. No te saltes el primer paso ya que la hidratación sigue siendo fundamental. 

Suscribete-newsletter-La-Crema-Facial-Natural

Y los días nublados, ¿tiene sentido protegerse?

Sí, los días en los que no vemos el sol también son importantes. Que las nubes nos impidan ver el sol no significa que los rayos UVA no nos lleguen, así que debemos tener las mismas precauciones que en los días soleados. Buena hidratación y crema solar protectora. 

Refuerza la hidratación con mascarillas 

Si todavía quieres más hidratación, puedes recurrir a las mascarillas faciales hidratantes. Aquellas que contengan ingredientes como las leche, miel y avena pueden ayudar a que la piel se mantenga más suave e hidratada. También pueden contender extractos de frutas, para aportar vitaminas y extra de luminosidad a la piel del rostro. 

Menos maquillaje y más naturalidad

Aprovecha el tono más moreno de tu piel durante estos meses de verano y deja a un lado el maquillaje. Al rostro le ira bien descansar un tiempo de productos de belleza y bases de color.

Este es un buen momento para dejar respirar la piel de la cara y volver al brillo natural del rostro que, con los productos nocivos, contaminación y estrés diario se va perdiendo.   

Incluso reduciendo el maquillaje que aplicamos en la cara, debemos seguir con el hábito de limpiarnos la cara antes de acostarnos, ya que pueden quedar restos de protector solar, agentes externos y bacterias. Lavarse bien la cara todas las noches e hidratarla de nuevo, hará que se mantenga sana y luminosa a la mañana siguiente.  

Es posible que una vez haya llegado el verano, notes que tu piel no responde igual a tu rutina diaria. Es normal ya que es más difícil mantener la piel suave, protegida y brillante debido a los fuertes rayos del sol. En este momento será clave reforzar la hidratación, sobre todo del rostro, y siguiendo un estilo de vida saludable siguiendo una dieta variada rica en frutas y verduras, y bebiendo más agua durante el día.

Compartir con

Deja una respuesta

Comience a escribir y presione Entrar para buscar

Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Utilizamos cookies para asegurar una mejor experiencia al usuario. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de Privacidad