Blog

cuidado facial en primavera

6 consejos para el cuidado facial en primavera

Con la llegada de la primavera nuestros hábitos cambian: nos entran ganas de salir más, empezar a disfrutar del sol y del inicio de las buenas temperaturas. Pero con el verano a la vuelta de la esquina, hay que prestar especial atención a nuestro cuidado facial en primavera.

Prepara la piel para el verano

Durante el verano cuidar de nuestra piel es indispensable para mantenerla hidratada, pero ¡con la primavera no debería ser menos! Hay la falsa percepción que durante estos meses nuestra piel no sufre, pero lo hace (¡y mucho!). Es una estación inestable, con cambios drásticos de frío y calor, hay mucha más humedad en el ambiente y aumenta la exposición solar y las salidas al aire libre. Es por ese motivo, hay que tener en cuenta ciertos hábitos para tener la mejor piel en esta estación y prepararla para el verano.

¿Cómo realizar un cuidado facial en primavera perfecto?

Es muy importante que los productos que usemos sean suaves y respetuosos con nuestra piel, formulados con ingredientes naturales que la protejan de los agentes externos y mantengan su hidratación. Usar una crema cosmética natural y sin parabenos es ideal, pero hay que tener en cuenta varios tips para mejorar aún más el aspecto de nuestra piel.

1. Exfoliación

El frío ha dejado resentida nuestra piel y posiblemente esté más seca y sensible que en otras estaciones del año. Por eso, hay que estimular la renovación celular y eliminar las células muertas con una exfoliación ligera una o dos veces por semana. ¡Notaremos nuestra piel mucho más suave!

2. Protección solar y antioxidantes

Aunque parezca que el sol primaveral no tiene efectos sobre nuestra piel, los tiene. Por eso hay que proteger nuestra epidermis para evitar la aparición de manchas solares, las irritaciones y la sequedad causadas por el sol.

Los extractos de jengibre, bacopa y lapsana de La Crema Natural son grandes protectores y reparadores de los efectos negativos del sol. Previenen los daños de los radicales libres, los rayos UVA y la oxidación de la piel, causantes de los signos del envejecimiento. Sus propiedades ayudan a nuestra piel a conservar la elastina, disminuyendo la aparición de arrugas y estimulando las defensas frente a las agresiones externas.

3. Crema hidratante

El frío, el viento, la lluvia y el sol son unos habituales en primavera, es por eso que hay que mantener protegida nuestra piel. La profunda hidratación de La Crema Natural permite humectar nuestra piel y evitar la pérdida de agua de nuestras células.

Por otro lado, el cuello y el escote son los grandes necesitados de esta época del año: han estado escondidos bajo la ropa durante las estaciones más frías, pero con la llegada del calor tendemos a dejarlos al descubierto (¡sin ninguna protección!). Es importantísimo incorporarlos en nuestra rutina facial para mantenerlos hidratados, nutridos y protegidos.

A todo esto, se le suma el uso de las mascarillas sanitarias, dejando nuestro cutis más sensible y delicado a los agentes externos del ambiente. Es por ese motivo que usar una crema regeneradora facial para piel sensible es indispensable para el correcto cuidado de nuestra piel.

El extracto natural de moringa tiene efectos nutritivos e hidratantes para nuestra piel y es ideal para prevenir el envejecimiento prematuro y reparar las pieles envejecidas. La Crema Natural cubre todas las necesidades que tiene nuestra dermis, regenerándola para estar radiante durante todas las estaciones del año.

La-crema-natural-banner

4. Beber agua

La hidratación de nuestra piel no solamente depende de nuestra crema natural, ¡sino también de la hidratación interna de nuestro cuerpo! Beber agua es indispensable para nuestras funciones vitales, pero también para que nuestra piel luzca más luminosa e hidratada. El agua siempre será nuestra aliada, pero en los meses de calor beber 2 litros se convierte en un must have de nuestra rutina facial.

5. Dieta

Los alimentos que ingerimos son igual o más importantes que los productos que aplicamos sobre nuestra piel, ya que esta es un reflejo de lo que comemos.

Llevar una dieta rica en vitamina E y C es muy recomendable para mantener nuestro cuerpo saludable por dentro y por fuera. Las frutas y verduras de temporada son nuestras grandes aliadas ya que aportan una gran cantidad de vitaminas y nutrientes a nuestro organismo, reflejándose también en nuestra piel.

Durante los primeros meses de sol es importante tomar antioxidantes para proteger la piel de las agresiones solares del verano. Hay que incorporar en nuestra dieta frutos anaranjados y rojos (albaricoques, nísperos, fresas, cerezas, arándanos), peras, espárragos trigueros, cebollas y guisantes, entre otros.

6. Ejercicio

Durante los meses de invierno nos cuesta salir de casa, ¡pero con la llegada del sol y las buenas temperaturas apetece mucho más! Hay que aprovechar estos meses para crear una rutina de ejercicio que nos beneficiará durante todo el año (y mantendrá impecable nuestra piel). Eliminaremos toxinas de nuestro cuerpo, recargaremos nuestras energías, y oxigenaremos nuestro organismo hasta el último rincón.

La Crema Natural es un superalimento para nuestra piel. Aporta nutrición, protección, elasticidad y firmeza. Con sus extractos naturales y vitaminas consigue regenerar nuestra piel y nutrirla con una sola aplicación al día. Esta crema natural está elaborada con los mejores ingredientes 100% naturales. Es ideal para pieles sensibles, secas y maduras, capaz de eliminar agentes contaminantes y metales pesados. Su fórmula con ácido hialurónico la hace perfecta para reforzar la firmeza de la piel y mantener toda su elasticidad.

El cuidado facial en primavera ya ha empezado..¿A qué esperas?

¡Alimenta tu piel con los mejores ingredientes!

Compartir con

Deja una respuesta

Comience a escribir y presione Entrar para buscar

Carrito de la compra

No hay productos en el carrito.

Utilizamos cookies para asegurar una mejor experiencia al usuario. Si sigues utilizando este sitio asumiremos que estás de acuerdo. Política de Privacidad